Tarta de piña sin horno

📆 16 de septiembre de 2019 | 📖 2 minutos | 🏷️ cocina fácilpostresrepostería

La había comido alguna vez pero este verano ha sido la primera vez que la hemos hecho en casa y se ha colado directamente al top ten de los postres caseros. Obviamente no es del todo casera porque se utiliza gelatina de piña pero no se puede tener todo…

Ingredientes

Preparación

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de una tarta que se prepara invertida, es decir, que luego hay que dar la vuelta para desmoldarla.

En un recipiente adecuado ponemos un poco de caramelo líquido y lo extendemos sobre el fondo. Después, acomodamos todas las rodajas de piña que podamos en una sola capa.

Ahora ponemos a calentar el almíbar de la piña en un cazo a fuego suave y disolvemos el contenido de los sobres de gelatina removiendo hasta que no queden grumos. Después añadimos la nata de montar y removemos hasta obtener un mezcla homogénea. En ese momento retiramos del fuego y cubrimos las rodajas de piña con la mezcla que hemos preparado.

Cuando hayamos terminado, podemos poner galletas sobre la superficie de la tarta para hacer una especie de base. Iremos recortándolas hasta que quede más o menos cubierta toda la superficie. Después, llevamos la tarta al frigorífico y en dos o tres horas estará lista para consumir, aunque lo mejor es prepararla de un día para otro.

Para servir solo queda desmoldar con cuidado la tarta. Puedes ayudarte de una lengua o espátula para despegar los bordes de la tarta y luego, tapándola con un plato, darle la vuelta para que caiga por su propio peso.

Variantes

Espero que os guste tanto como a mí. Un saludo.

Puedes compartirlo si te gustó

También puedes dejar un comentario

Comentarios vía Talkyard.