Docencia semipresencial: vokoscreenNG, audacity y blender

📆 7 de enero de 2021 | 📖 4 minutos | 🏷️ docenciaffmpegTEAMS

La pandemia condicionó el curso pasado y está condicionando el actual. Más allá de las mascarillas, los geles y el frío, dar clase es ahora más complicado que nunca.

Durante el confinamiento opté por grabar las explicaciones y colgar los vídeos en Youtube para que mis alumnos los pudieran ver cuando mejor les viniera. La ventaja de este modelo es que tienes control sobre algunas variables como la iluminación, la acústica, el tiempo… Tenía el micrófono adecuado para grabar, los volúmenes ajustados y el formato de vídeo controlado. Además, al ser pregrabado siempre existía la posibilidad de volver a hacer una toma si algo fallaba.

Pero eso no es posible ahora. En el modelo semipresencial tengo que dar clase simultáneamente a los alumnos que están en el aula y a los que la siguen desde casa. TEAMS no está pensado para esta situación y presenta dos problemas. El primero es que como doy las clases utilizando la tableta gráfica y el proyector la resolución de la pantalla se adapta automáticamente a la resolución del proyector, que es 4:3. El otro problema es que la opción de compartir pantalla y escritorio de TEAMS permite a los alumnos ver la pantalla proyectada en casa, pero yo me quedo sin la opción de verlos a ellos, o ver si levantan la mano para preguntar.

Por último, otro problema adicional, que no tiene que ver con TEAMS, es que el sonido de mi voz, a través de la mascarilla, se mezcla con el ruido de fondo de la clase y con todo el ruido de la calle que se cuela a través de las ventanas abiertas.

Así que para intentar mejorar la situación he optado por no grabar las transmisiones directamente con TEAMS, sino con VokoscreenNG y hacer un postprocesado del vídeo y el audio antes de subirlas a la plataforma.

El primer paso es grabar el escritorio con VokoscreenNG, de modo que cualquier ventana que utilice quedará registrada en el vídeo. Los portátiles que usamos en clase son rápidos y tienen discos SSD por lo que la grabación se hace con una calidad muy buena.

VokoscreenNG es sencillo de usar y ofrece una gran calidad
VokoscreenNG es sencillo de usar y ofrece una gran calidad

Después me uno a la reunión en TEAMS y empiezo a compartir el escritorio. Cuando termina la clase corto la reunión, finalizo la captura de pantalla y copio el video de la clase a un USB.

En casa, extraigo el audio con FFMPEG usando las opciones -map y -c copy, para mantener el formato original y evitar que se vuelva a codificar.

$ ffmpeg -i clase.mkv -map 0:a:0 -c copy sonido.ogg

Después, cargo el fichero de audio en Audacity y comienzo el procesado. Primero aplico un compresor, que me permite nivelar el audio y reducir el rango dinámico. Así, se reduce la diferencia de volumen entre mi voz y la de los alumnos cuando hacen comentarios en clase. Seguidamente, aplico un filtro de reducción de ruido ambiente y finalizo con una ecualización para eliminar el molesto zumbido de la banda de 100 Hz. Tras el procesado vuelvo a exportar el audio en el mismo formato.

Antes de editar el vídeo es necesario mejorar la calidad del audio
Antes de editar el vídeo es necesario mejorar la calidad del audio

Con el audio listo toca el paso de la edición de vídeo. En Blender creo una nueva sesión de edición e importo el vídeo original y el audio procesado. De esa forma tengo un clip de vídeo, otro con el audio original y otro con el audio procesado. Activo la visualización de la onda de sonido en ambos ficheros de audio para comprobar que están bien alineados y elimino el clip de audio original.

Comprobando que los ficheros de audio están sincronizados
Comprobando que los ficheros de audio están sincronizados

Tras seleccionar el clip de vídeo ajusto las dimensiones del proyecto a las del clip de vídeo y comienzo la edición propiamente dicha.

Lo primero es buscar los silencios, normalmente se corresponden a tiempo en el que yo he propuesto un ejercicio y los alumnos lo están resolviendo. No tiene sentido que eso permanezca en el vídeo que se va a subir. Después localizo los momentos en los que hay conversaciones que no están relacionadas con la clase y las elimino también. Todo esto tienen como objetivo reducir el tiempo de visionado, porque es difícil que alguien quiera tragarse una clase de 90 minutos.

Una vez que ya solo quedan los fragmentos que tienen relevancia añado unos títulos al comienzo y un fundido de entrada y otro de salida. Con la edición terminada llega el momento de la exportación.

Si todo ha ido bien, después de una hora tengo el fichero listo para subir a STREAM y compartirlo con los alumnos.

Es laborioso y poco profesional pero es la mejor forma que he encontrado de llevar a cabo esta docencia semipresencial. Todo sea por facilitar la vida a los alumnos y que no haya excusas para no poder seguir la clase.

Puedes compartirlo si te gustó