¿Por qué Patreon no me parece la mejor solución para los creadores?

📆 12 de julio de 2019 | 📖 4 minutos | 🏷️ internet

La relación entre creación y monetización en internet siempre ha sido complicada. Internet es una plataforma de expresión que nació gratuita, como cualquier plataforma que quiera crecer rápido, pero que ha ido transicionando a un modelo de negocio diferente. Ya nada es estrictamente gratuito. Puede ser que no cueste dinero acceder a los contenidos pero se mercadea con la atención y los datos de los consumidores.

Para un creador, internet es un escaparate en el que todo el mundo puede verte, si es capaz de encontrarte. Por eso aparecieron las plataformas de contenidos y los motores de búsqueda. Para facilitar ser encontrado. Pero el creador firma un pacto con el diablo, ya que pone todo su talento a cambio de las migajas del negocio publicitario que sostiene esos servicios.

Hay gente que quiere vivir de su talento y para eso necesita hacer dinero con su trabajo. Las plataformas de contenidos no están dispuestas a mejorar el ratio de creación/ganancia, porque para ellos, los creadores son como caballos de carreras. Los puedes sacrificar cuando su rendimiento disminuye.

Ha habido varios intentos de equilibrar la situación y el de Patreon es el que mejor está funcionando. Patreon permite que los seguidores de un creador lo apoyen económicamente. Por supuesto, Patreon gana parte de ese dinero, como intermediario que es. Pero gracias a esa intermediación mucha gente puede ahora pagar una cantidad al mes para permitir a sus creadores favoritos ganarse la vida.

Hasta aquí todo parece bien. Pero el problema es que, psicológicamente, se crea una especie de obligación entre el patrocinado y sus patronos que le llevan a ofrecer algo en compensación por ese soporte económico. Y es aquí, en mi opinión, donde la cosa se va de las manos. Muchos creadores terminan por reducir los contenidos que distribuían con anterioridad en abierto para poder dedicar parte de su creatividad/tiempo a compensar a sus patronos.

Esa fue mi impresión, como ya comenté en Medium hace unos meses. Pero con el paso del tiempo lo he ido viendo más claro. De hecho, en muchos de los podcasts y canales de youtube que sigo y que cuentan con Patreon como modelo de negocio el contenido en abierto ha pasado a ser una especie de repaso de todo lo que te pierdes si no eres miembro de la comunidad de patronos.

Y la verdad, es que no parece una mala solución a corto plazo, porque hay quien está haciendo su vida a día de hoy con eso. Pero creo que con el tiempo puede jugarles una mala pasada, ya que si hay algo inmutable en internet es que, precisamente, todo cambia, y muy rápido. El patrono que hoy sigue tu contenido mañana se pasa a otro creador, porque de todo se harta uno, y pierdes un suscriptor. Hasta hay todo normal. Pero si tu contenido en abierto ha ido perdiendo calidad por poner toda la carne en el asador de Patreon, ¿cómo van a llegar nuevos suscriptores?, ¿vas a volver a abrir el grifo para captar nuevos seguidores y luego cerrarlo otra vez?

Ese es el problema que yo le veo al modelo. La sostenibilidad. Así que mi recomendación sería optar por un modelo en el que el patrono pague simplemente por el apoyo al creador, pudiendo ser los pagos reiterados o únicos, pero manteniendo la opción de contenidos de calidad en abierto para seguir generando más y más apoyos. Es cierto que siempre habrá gente que no quiera pagar nada, los defensores del gratis total, pero eso siempre lo ha habido y siempre lo habrá, con Patreon o sin él.

Por supuesto que mi análisis es poco experto o profundo. Yo soy un pequeño creador con un trabajo fijo que me permite mantenerme con holgura. Supongo que si mi economía familiar me fuera en el asunto podría tener una visión diferente.

Un saludo. Si eres un creador patrocinado cuéntame cómo te va y si crees que mi análisis se ajusta a la realidad o te parece un disparate.

Puedes compartirlo si te gustó

También puedes dejar un comentario

Comentarios vía Talkyard.